Ni siquiera sabe como ha aterrizado en esa cama, pero Pascal se despierta con un joven magrebí a su lado. Sin una palabra, le empieza a lamer por todo el cuerpo y le hace una buena felación... Muy pronto Pascal se enamora de su culito: le chupa bavosamente el ojete y le mete su buena polla. El tío bueno le destrozará el culo al morito en un montón de posiciones. ¡No hay nada como el culo de un magrebí para empezar bien el día!

Mp4 standard
Mp4 mobile